lunes, 10 de junio de 2013

on
DESPEGUE: un problema usual, sobre todo en la impresión de grandes masas, es la tendencia a no despegarse bien la hoja de la pantalla en el momento de la impresión. La tendencia más usual es diluir la tinta, con lo que se disminuye la viscosidad y se facilita el despegue.
Antes de este recurso que nos deteriora la calidad de impresión al disminuir la concentración pigmentaría, y nos aumenta la penetración en soportes absorbentes, es preferible corregir el problema por medios mecánicos.
El primer recurso es disponer de pantallas con un entelado a la máxima tensión posible, lo que además nos facilitará el registro.
Al mismo tiempo debemos comprobar que los cuatro ángulos de la pantalla tengan la misma distancia de separación respecto a la mesa de impresión.
Esta distancia a de ser lo mayor posible dentro del mínimo aconsejable, lo que unido a una goma de racleta con una dureza adecuada y un buen afilado nos mejorará el despegue sin necesitar disminuir la viscosidad de la tinta excesivamente. Para acabar de optimizar el despegue, también deberemos intentar ajustar la velocidad de avance de la rasqueta, ajustándola en cada caso al tipo de impresión y de máquina.
IMPRESIÓN DE NEGATIVOS Y POSITIVOS EN UNA MISMA PANTALLA:
Este es un problema habitual con que se encuentra el impresor serígrafo.
Se presenta cuando en una misma pantalla se juntan masas de impresión con perfiles finos o negativos. Si la viscosidad de la tinta es elevada facilitaremos el perfilado, pero dificultaremos el despegue y la tinta tenderá a secarse en los perfiles.
Si para corregirlo diluimos con retardante solucionaremos el secado en pantalla pero dificultaremos el secado sobre soporte.
La mejor solución en estos casos es rebajar la tinta con base extendedora o, mejor aún con gel retardante.
Con esta actuación disminuiremos la viscosidad real de la tinta, pero no variaremos apenas la viscosidad aparente, con lo que manteniendo una buena estabilidad de tinta en las zonas finas, no perjudicaremos ni la definición de impresión ni el despegue.

0 comentarios: