lunes, 10 de junio de 2013

on
Las tintas serigráficas, una vez depositadas sobre el soporte, tienen diferentes tipos de secado.
El más común de todos es el secado por evaporación. Éste se produce, una vez depositada la tinta sobre el soporte, por la evaporación de los solventes.
Esta evaporación puede acelerarse, mediante una aportación de aire caliente, facilitándose de esta manera, la evaporación de los disolventes.
Por el contrario, bajas temperaturas, dificultan el secado de las tintas por evaporación. Este tipo de secado, es el habitual en las tintas de impresión de cartelería convencionales.
También puede modifcarse la velocidad de secado en este tipo de tintas, mediante la adición de disolventes a la tinta de un índice de evaporación distinto a los de los disolventes empleados en la formulación de la misma.
De esta manera, adicionando disolventes “lentos”, retrasaremos el secado de la tinta y por el contrario, adicionando disolventes “rápidos” aceleraremos el secado de la tinta.
En las tintas de secado por evaporación, es importante la capa de tinta depositada sobre el soporte ya que lógicamente, cuanto menor sea la capa depositada menos cantidad de disolvente habrá para evaporar, lo que facilitará la eliminación del mismo.
Un factor a tener en cuenta en las tintas de secado por evaporación es la cantidad de disolvente que puede quedar retenido en la película de tinta, pese a tener ésta un aspecto y tacto de seca. Este disolvente retenido, puede ocasionarnos problemas de repintado, en el caso de apilar los impresos, con disolvente retenido.
Para minimizar este posibilidad, es conveniente secar las tintas con circulación de aire forzado y sobre todo, no abusar con la utilización de disolventes retardantes.
Lo anteriormente expuesto, es importantísimo en la impresión de plástico vinilicos ya que la presencia de disolventes cetónicos en la tintas vinílicas, facilita la retención de los disolventes por parte del soporte.
Otro tipo de secado, en las tintas serigrafía es secado por reticulación.
Éste se produce, una vez evaporados los disolventes que pudieran haber en la tinta, al finalizar una reacción química, mejorándose substancialmente las características de la película de tinta.
Las tintas más conocidas de secaje por reticulación son las de “dos componentes”, las cuales tienen presente en su formulación, una resina capaz de reaccionar con un catalizador que se le incorpora en el momento de la aplicación. En este tipo de tintas, debe tenerse en cuenta el “pot life” o tiempo de vida útil de la mezcla y no emplearse nunca, una vez analizado éste.
Otro tipo de tintas de secado por reticulación, es el grupo de las llamadas “Tintas Grasas”
Éste tipo de tintas, una vez finalizada la evaporación de disolventes presentes en la película de tinta, inician una reacción de oxidación con el oxígeno del aire, hasta adquirir las características finales definidas por el formulador.
En éste tipo de tintas, debe tenerse presente el aislar todo lo posible al contacto con el aire de la tinta que no empleamos ya que en el caso de iniciarse la oxidación en el envase, tendremos una formación de pieles, con las consiguientes mermas e incluso una variación de las características de la tinta que la pueden llegar a hacer inservible.
Otro tipo de secado es el llamado “secado por U V ” o secado por radiación.
Las tintas que secan por este sistema, cada día tienen más implantación en el mercado serigráfico ya que unen las ventajas de una estabilidad total en pantalla a una gran velocidad de secado.
Este tipo de secado, se produce casi instantáneamente, al formarse una película de Polímero sobre el soporte. Ello viene motivado por el hecho que la tinta está formulada con una combinación de Prepolímeros que hacen la función de ligante o resina, Monómeros, que hacen la función de disolventes para regular la viscosidad, y aparte de los pigmentos y aditivos, un Fotoiniciador Éste último, al recibir la luz ultravioleta, se descompone bruscamente, formando radicales libres que hacen polimerizar rápidamente al prepolímero conjuntamente con el monómero.
También pueden formularse las tintas de secado por radiación sin la presencia de Fotoiniciadores pero entonces, se hace necesario emplear instalaciones de secado por E.B. o bombardeo de electrones, en lugar de utilizar la radiación ultravioleta.
El sistema de secado por E.B.
Tiene las ventajas de poder disminuir el coste de las tintas, debido a la ausencia de Fotoiniciadores, poder aumentar la opacidad de las tintas debido a la mayor penetración que hace sobre la película de tinta el bombardeo de electrones respecto a la luz ultravioleta, pero tiene el grave inconveniente, hoy por hoy, del altísimo coste de las instalaciones de secado.
Las tintas de secado por U V. como ya hemos dicho, tienen una estabilidad en pantalla prácticamente total, una velocidad de secado altísima, un abanico de soportes de aplicación amplísimo, pero con la tecnología disponible actualmente, tienen la limitación del secado de películas opacas.
Ello es lógico, ya que si el motivo del secado, viene dado por la descomposición del Fotoiniciador por la luz ultravioleta, si la capa de tinta es  opaca a la luz, impide penetrar a ésta, impidiendo el secado de la tinta en “profundidad”, obteniéndose una película de tinta seca en superficie, pero con el efecto de una falta de adherencia.
Caso de encontramos con este problema, el impresor puede actuar de diversas formas. Una de ellas es disminuir la capa de tinta, ya sea empleando una malla más fina o una goma de mayor dureza. Otra forma es disminuir la concentración de pigmento, mezclando la tinta con base y otra forma es sobre adicionar Fotoiniciador a la tinta.
Las tintas de secado por U.V. son, por lo general, al cien por cien de materia sólida, no existiendo en su composición habitualmente elementos volátiles, por lo que la capa que depositemos con la pantalla será la que quedará sobre el soporte, una vez seca.
En la impresión de Cuatricomías sobre papel, el hecho de que la tinta sea al cien por cien sólida puede suponer, a veces un inconveniente, por el exceso de capa depositada, lo que pude dificultar el encolado de hojas sobre hojas impresas.
Para minimizar este problema se han desarrollado las tintas U V. al agua.
Estas tienen la ventaja de disminuir la capa seca sobre el papel, al mismo tiempo que gracias al agua, aumentan la penetración sobre el mismo, disminuyendo el grueso de tinta sobre la superficie del papel. Por el contrario, una presencia de agua importante en la formulación, obliga a evaporar ésta antes de someter la tinta al secado por U.V. y al mismo tiempo, una presencia importante de agua puede afectar a la estabilidad del papel, dándonos problemas de registros. Por ello se desarrollaron las tintas U V. hidrodiluibles, al 100% de sólidos, o tintas U V. al agua sin agua, con las que el impresor, puede controlar el agua que adiciona a la tinta, minimizándose los inconvenientes anteriormente expuestos.
No querría cerrar el capítulo de tipos de secado, sin mencionar el secado por microondas. Este queda limitado, actualmente, a la estampación textil con tintas al agua, siendo el sistema similar al efecto de un horno de microondas doméstico.

0 comentarios: