lunes, 6 de mayo de 2013

on

Consiste en ampliar directamente los positivos originales, sobre el cliché (pantalla), sin pasos intermedios, de la separación del color, directamente al portador de impresión.
Esto supone:

  1. Menos consumo de película. Ahorro considerable para la realización de cartelería y ampliaciones de gran formato.
  2. Menos gastos en químicos.
  3. Menos disposición de tiempo de personal.
  4. Menos campo para archivos. Al utilizar las selecciones originales, estas se pueden archivar en poco espacio.
  5. Suprime la tradicional prensa de vacío, tan necesaria para la elaboración de un cliché para serigrafía o planchas offset.

Proceso:
Se parte de positivos originales los cuales se montan en el rodillo (porta originales) de la máquina de proyección. A través de un PC seleccionamos la ampliación y los datos que queremos. Los transmitimos a la máquina, la cual posiciona, procediendo a la ampliación deseada. Todos los pasos son controlados por su propio programa de ordenador, todos los parámetros de un trabajo se almacenan y se imprimen para su control y su archivo en caso de repeticiones.
Referente a la emulsión: la emulsión para proyección directa tiene que ser especial, ya que el sistema lo requiere.
Rápida exposición (fotopolímera de un solo componente) Fluida. Sin apenas sólidos. Para poder formar el punto al 100% y endurecer la emulsión sin dejar “velo” y que nos dure la misma.

0 comentarios: